CONSEJOS ANTES Y DESPUÉS DE VOLAR


El Jet Lag, es un desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar a largas distancias, a través de varias regiones horarias. El reloj interno de la persona tiende a prevalecer, por lo que, al viajar de este a oeste o viceversa, tendrá sueño en pleno día y por las noches mantendrá un estado de vigilia.

Entre los posibles síntomas provocados por el jet lag se encuentran:
-Fatiga
-Problemas digestivos: vómitos
-Confusión en la toma de decisiones o al hablar
-Falta de memoria
-Irritabilidad
-Apatía

 

Cómo combatirlo:
-Antes del Vuelo
Adaptarse a la zona horaria de destino antes. Esto incluye comenzar la rutina diaria una hora antes o después de que uno normalmente lo hace, tres a cuatro semanas antes de la salida.Los pasajeros deben ser asesorados para llegar descansados, haber practicado ejercicio y seguir una dieta saludable.

Durante el Vuelo:
Para prevenir la deshidratación, beber mucha agua para ayudar a contrarrestar los efectos de la sequedad del ambiente dentro del avión, evitar cafeína y alcohol.
Moverse en lo posible durante el vuelo.
Intentar ajustar las horas de sueño en el avión para coincidir con la hora de destino.
-Después del vuelo
Una forma útil de reducir al mínimo el desfase horario es adaptarse a la hora local. Asimismo, la exposición a la luz del sol durante el día es eficaz y útil.

 

Tratamiento
No existen medicamentos específicos para combatir el “Jet Lag”. Sin embargo, es evidente que la hormona melatonina es beneficiosa para aquellas personas que viajan, cruzando más de cinco husos horarios. La melatonina no se prescribe todavía para combatir el “Jet Lag” pero si su médico de cabecera tiene experiencia en este tema, le mandará tomársela. Consulte con su médico si va a viajar y piensa que necesitará este tratamiento.

 

Otros consejos

El ambiente en la Cabina de los Aviones es muy seco solo un 20% de humedad, Como resultado, los pasajeros pueden experimentar síntomas como picazón en la garganta, sequedad de piel, hemorragias nasales y unos ojos irritados, debes beber mucha agua y evitar las bebidas con cafeína, que conducen a una mayor deshidratación. Unta una crema hidratante para evitar la sequedad de la piel y empaca unas gotas para los ojos, sobre todo si usas lentes de contacto.

Durante el despegue y el aterrizaje, los cambios repentinos en la presión del aire pueden causar que el oxígeno en el cuerpo se expanda y contraiga, algunos pueden experimentar molestias en los oídos y en los senos paranasales. Una goma de mascar o chupar un caramelo, o un Chupete para los más pequeños, ayudan a evitar el dolor.

La gente pasa la mayoría de los viajes en avión en gran medida sentada e inmóvil. Esto puede tener graves efectos sobre tu cuerpo, sobre todo al aumentar el riesgo de desarrollar coágulos de sangre de una condición conocida como trombosis. El uso de ropa suelta, unas medias de compresión y caminar alrededor de la cabina te ayudará a prevenir la formación de coágulos.

Si tomas en cuenta estos consejos antes de emprender un viaje, sobre todo si es muy largo o transoceánico, tendrás menos molestias a tu llegada y te adaptaras más rápido al nuevo horario, así disfrutaras más y tu viaje será más productivo.